La historía del Cántico de María: El magnificat

El Magnificat, también conocido como el Cántico de María. Es uno de los ocho cantos católicos más antiguos y quizás el primer himno mariano. Su nombre es la palabra inicial del texto de la Vulgata (Lc 1: 46:55): Magnificat anima mea, Dominum (Mi alma magnifica al Señor). Estas son las palabras cantadas por Nuestra Señora con ocasión de su Visitación a su prima Santa Isabel. De manera que rezar una oración de poder a la magnífica se trate de una clara expresión de devoción hacia la santísima madre de Dios.

Historia del Cántico de María

Después de que la Virgen María saludara a Santa Isabel, quien llevaba en su seno al futuro San Juan Bautista, el niño se movió en el vientre de Santa Isabel. Cuando Santa Isabel alabó a la Virgen Inmaculada por su fe, Nuestra Señora dijo las palabras de lo que ahora se conoce como el Magnificat en respuesta.

Es una oración de alabanza por el inestimable favor otorgado por Dios a la Virgen, por las misericordias mostradas a Israel, y por el cumplimiento de las promesas hechas a Abraham y a los Patriarcas.

El himno forma parte del oficio diario en el servicio de Vísperas de la Iglesia Católica Romana. El Magnificat se asigna a las Vísperas porque el mundo se salvó en su ocaso por el asentimiento de María al plan divino de la redención

El debate académico

Resulta apropiado que los últimos versos de la salmodia del Antiguo Testamento precedieran al nacimiento de Jesús. Sin embargo, para los incrédulos de la Encarnación los himnos de María y Zacarías son, por supuesto, falsificaciones.

No obstante, las características del cántico de María, que se apelan como prueba de que es obra de algún mentiroso piadoso o entusiasta deshonesto desconocido, irónicamente, atestiguan realmente su autenticidad. Los críticos sacuden sus cabezas por las muchas citas y alusiones a la canción de Hannah y a otras partes poéticas del Antiguo Testamento, y declaran que son fatales para que sea aceptada como de María.

¿Por qué? ¿Debe la simple doncella del pueblo ser una poetisa porque es la madre de nuestro Señor? ¿Qué no es acaso lo más probable que ella deba expresar sus emociones en formas familiares para ella? Estos viejos salmos proveyeron el molde en el que sus brillantes emociones casi instintivamente correrían, y la misma ausencia de «originalidad» en la canción favorece su genuinidad, alejándola de estar inspirada en el cántico de Hannah.